Jardunaldiak 2005. Hasierako ekitaldiak

Indarkeria-Eza Aktiboari buruzko IV. jardunaldien hitzaldiak
2005 Urria, Donostia.

Hasiera ekitaldia

Aurkezlea: Amaia Lizarralde. EHUko Zuzenbide Fakultateko irakaslea

Sustengu Batzordeko kideak

Pepe Beunza: Espainiako Estatuko lehen kontzientzia eragozlea. Francoren garaian espetxeratu zuten soldadutzari uko egiteagatik.

Amancay Villalba: Gasteizko Hemen eta Munduan taldeko kidea. Hala Bedi irratian lan egiten du.

Ixabel Alkain: Hondarribiko Jaizkibel konpainia mistoko kapitaina.

Tamara Iruretagoiena: New Yorkeko Alderdi Berdeko kidea. Besteak beste, Bruselako Parlamentuan lanean ibili da.

Iñaki García Koch: Itoizko Solidarioak taldeko kidea. Lau urtez espetxean egon da Itoizko kableak mozteagatik. Une honetan, hirugarren graduan dago.

Amaia Lizarralde: Sustengu Batzordeko lehenengo kidea Pepe Beunza da, lehenengo objetorea estatu mailan, lehenengo objetore politikoa, eta, beno, iaz ere Sustengu Batzordean egondakoa. Orduan, orain berak kontatuko dizue pixka bat.

 

Pepe Beunza: Egun on, kaixo. No sé más palabras en euskera, pero de todas formas puedo decir que he participado en este Comité de Apoyo con mucha alegría. El honor es nuestro; el hecho de estar aquí es un gran honor. Cualquier excusa es suficiente para venir aquí, a Donostia, y una jornada de noviolencia activa es una magnífica excusa. Yo quiero agradecer que me hayáis invitado a venir aquí y la alegría de poder participar y poder animar la lucha noviolenta en Euskadi.

Como vengo de Cataluña, no sabemos exactamente la percepción que tenéis de lo que allí pasa. Por tanto, me gustaría explicar brevemente dos acciones noviolentas que estos días han tenido allí bastante repercusión, para ampliar un poco el abanico de acciones. Uno es el tema Xirinacs. Ya sabéis que a Xirinacs le detuvieron el martes y lo pusieron en libertad el jueves. Muchos sabéis de sobra quién es y qué ha hecho, pero otros supongo que no. Y como es un tema que ha sido muy discutido, yo creo que vale la pena explicarlo bien, ¿no? Xirinacs es el referente más importante de la lucha noviolenta en Cataluña. Sabéis que estuvo en la cárcel durante el franquismo, hizo grandes huelgas de hambre, fue el senador más votado en democracia, permaneció mucho tiempo, dos años casi, en la puerta de la prisión Modelo de Barcelona pidiendo la amnistía, con gran riesgo, con amenazas, con agresiones de la policía… En fin, era muy bonito, porque él era un poco la persona visible y cuando sabíamos que existía una amenaza de que iban a acudir los Guerrilleros de Cristo Rey íbamos todos allí, formábamos una barrera de 30-35 personas y no se atrevían a venir, porque claro estábamos todos dispuestos a que nos pegaran pero que nadie llegara a tocar a Xirinacs. Es una persona que para todos nosotros tiene un sentido muy profundo.

Bien, en Cataluña nos hemos dedicado a diferentes tipos de lucha noviolenta, cada uno ha escogido la que le iba mejor: unos se han dedicado a la lucha ecologista, otros a la cultura de paz, otros a la objeción y a la insumisión y Xirinacs escogió la independencia de Cataluña. La plantea no como un derecho, sino como un deber. Es una persona que siempre ha sido muy consecuente, muy radical en sus planteamientos. Hace dos años, en la Fiesta Nacional de Cataluña, en un discurso muy bonito, muy radical, muy incendiario, muy discutido y muy discutible, se le extrajo una frase del discurso que decía: “Me declaro amigo de ETA y enemigo del Estado Español”. A partir de aquí hubo un proceso, se le condenó a dos años de prisión, pero él sigue haciendo su vida normal, es decir, su vida normal y nunca tuvo ningún problema.

Una vez le robaron toda la documentación y el martes fue a renovar el carné de identidad, y en comisaría empezaron a mirar y le dijeron: “No puede irse porque está usted en búsqueda y captura”. Él, que tiene un sentido de la ironía muy fino dijo: “Será en captura porque en búsqueda no lo entiendo, porque he estado haciendo vida pública, ¿no?”. Lo encarcelaron, y a partir de aquí empezó otra vez todo un movimiento de apoyo, un movimiento de solidaridad y un movimiento en torno a esta frase. Lo que hay que explicar es un poco que esta frase ha sido muy mal utilizada –o bueno, para sus intereses bien utilizada por la prensa y por la derecha– para justificar toda la represión y para justificar la condena, pero como es una frase que nos ha obligado a discutir mucho a todos nosotros vale la pena explicarla. Él, después, hizo unas declaraciones ante el juez, y vale la pena explicar estas declaraciones, porque aquí es más pedagógica que esta frase fuera de contexto.

Él dice que es notoria desde hace cuarenta años su adscripción a la lucha noviolenta. Dice: “Nunca he disparado un tiro ni pienso hacerlo”. Lo que él dice es que su intención es conseguir una verdadera paz en el País Vasco. Y, entonces, en la frase ésta él plantea, dice… es pura doctrina gandhiana. Dice, cuando hay un conflicto el noviolento no es neutral; es decir, en una lucha armada, en un conflicto violento. Ha de estudiarlo bien, ha de ver las causas y ha de ver si hay un agresor y hay un agredido. Y si hay un agresor y un agredido, el noviolento siempre ha de ponerse a favor del agredido, del invadido, del que lucha por sus derechos, y denunciar al agresor. Y esto es lo que he hecho yo en este caso. Entonces, ésa es la manera el la que él lo plantea, lo explica diciendo: “Son los tanques españoles los que ocupan el País Vasco, y ningún arma vasca quiere conquistar España”. Este planteamiento y de esta manera, añade una frase muy bonita, como seguidor de Jesús que pide amar también a los enemigos: “Me esfuerzo en amar de todo corazón, como enemigo, este orgulloso Estado español, y todos los que le dan apoyo, invasor de Euskal Herria, de Galicia y de mis Países Catalanes. Y pediré que cambie su actitud de dominio por la de defensor de una verdadera fraternidad entre naciones iguales”.

Me imagino que esto os habrá aclarado la postura de Xirinacs, porque sacada la frase fuera de contexto, puede hacer daño, puede crear confusión y utilizados por los que son profesionales de la mentira, puede crearle bastante confusión a la lucha noviolenta.

Allí no creáis que es fácil; seguimos discutiendo este tema, o sea que, porque ahora hay una serie de grupos que pedían la… Como ya está en libertad supongo que también el tema se suavizará, pero claro, si estaba en la cárcel, ya se estaban haciendo campañas “Yo también soy amigo de ETA” y claro, son campañas delicadas de hacer. Otros decían: “No. Debemos de pedir la libertad de Xirinacs, pero diciendo que con esta frase no estamos de acuerdo”. En fin, el que está en Manos Leches sabe que el conflicto lo tiene asegurado, y la riqueza de ideas y de matices, pues, también está asegurada. Yo creo que con esto se ha aclarado un poco la postura de Xirinacs, creo que para nosotros sigue siendo un referente muy válido, muy importante y muy radical y que evidentemente merece todo nuestro apoyo, pero hay que explicar muy bien en qué contexto dice estas frases, porque las dice y cómo va a rodear a toda ideología, que es muy compleja y muy bonita ¿no?

Y otro tema que también llega desde Cataluña es otra acción noviolenta, pero está promovida por la derecha más cavernícola. Sabéis que desde foros muy próximos al PP, la FAES, la COPE y toda esta gente, declararon, decretaron el boicot a productos catalanes. Claro, empezaron todos muy animados, muy felices, muy contentos pero de pronto se dieron cuenta de que los productos catalanes los producen empresarios catalanes y que la mayoría de estos empresarios son del PP. Con lo cual han visto que iban contra los intereses del PP en Cataluña. Rajoy ha tenido que venir corriendo a Cataluña, a brindar con cava, una situación esperpéntica total, ¿y qué pasaba? Pues resulta que, claro, le han tirado de las orejas y ahora va diciendo cosas tan grotescas como que luchará con tanta fuerza contra el estatuto como contra el boicot. En fin, los profesionales de la mentira no tienen problemas en hacer estas contradicciones y ganar puntos engañando a la gente.

Pero bueno, es curioso porque una acción noviolenta utilizada por los poderosos se ha visto que no les funciona. La noviolencia es fundamentalmente una lucha de los oprimidos y es entonces cuando tiene toda su eficacia. El boicot, evidentemente, es una lucha que pueden hacer los pueblos para doblegar a los poderosos, pero en manos de los poderosos es una pura parodia.

Para finalizar, quiero únicamente felicitar a los organizadores por estas jornadas de noviolencia, que espero que sean muy fructíferas y que nos ayuden a entender y que nos animen a participar de esta fuerza tan poderosa que es la lucha noviolenta. Muchas gracias.

Amaia Lizarralde: Orain, hitz egingo diguna Amancay Villalba izango da. Bera Hemen eta Munduan erakundeko kidea da.

Amancay Villalba: Bueno, egun on. Me llamo Amancay y soy miembro de Hemen eta Munduan de Gasteiz, y es la primera vez que formo parte de este comité de apoyo. Y mi primera reflexión es qué hace una chica como yo en un comité como éste. Aquí la gente tiene muchísima experiencia en la noviolencia activa y en la desobediencia civil, y yo no. Tengo algo de experiencia, he hecho algunas cosas, pero desde luego sobre todo lo que tengo es mucho para aprender. Y lo que sí tengo es una inquietud. Una inquietud que además cada vez va creciendo más y más en mi imaginario activista, en mis aspiraciones a transformar el mundo, la noviolencia activa o la desobediencia civil no ha sido una primera preocupación y para mí cada vez va siendo una preocupación más grande. ¿Por qué va siendo esta preocupación cada vez más grande? Pues supongo que es también porque de alguna manera este colectivo del que formo parte ahora y de otros colectivos que he formado parte y en algunos otros en los estoy también todavía, pues creo que hemos hecho noviolencia activa y acción directa de una manera un tanto inconsciente, o sea, creo que hacemos estas cosas sin tener muy clara la reflexión de lo que estamos haciendo. Y a veces eso nos lleva a cojear a la hora de salir a la calle y a no ser conscientes de todas las potencialidades de lo que podríamos hacer. Además, también hago un programa de radio en Hala Bedi, en la radio libre de Gasteiz, y el programa de radio es así… Somos muy utópicos sobre la transformación social en general. Y los protagonistas son sobre todo los colectivos y los agentes de la transformación social. Éste es el cuarto año que lo estamos haciendo, y durante estos tres años que hemos estado ahí ha pasado muchísima gente, muchísimos colectivos diferentes, sobre todo de Gasteiz. Después, ya hemos crecido un poco y hemos empezado a meter también cosas de Euskal Herria y de otras partes del Estado, y a mí me ha servido para hacer una reflexión, otra reflexión, sobre en qué situación están los movimientos sociales y los colectivos, y ver un poco que estamos funcionando con unos esquemas que hemos aprendido de nuestras generaciones anteriores que han estado moviéndose y que quizás ahora ya no responden al diagnóstico que realmente tenemos que hacer de la sociedad.

Funcionamos con unas maneras y con unos proyectos que nos han venido dados y no nos hemos parado a pensar realmente si es así como hoy en día hay que hacer las cosas. Y yo creo que esto también nos lleva a que luego a la hora de incidir en la sociedad que queremos transformar, a la hora de lanzar nuestros mensajes, pues, no hacemos una conexión real, porque no estamos analizando la sociedad actual. Y pienso que la noviolencia activa y la desobediencia civil podrían ser una forma de enlace para mandar nuestros mensajes y para hacer este proceso de transformación. Yo lo que me planteo es que yo quiero cambiar el mundo, y claro, veo muchísimas cosas que no me gustan y digo: “Pues, ¿por dónde empiezo?”. Se me ocurren muchísimos sitios, muchísimas ideas… Hay tantas cosas para denunciar y quizás ahí el problema sería elegir, ¿no? Pero digo: “¿Cómo empiezo a transformar el mundo?” Ahí es cuando a mí me surgen menos ideas. Y lo que sí sé es que quiero que mi forma de transformar el mundo tenga unas características. Y quiero que las características que tengan conformen un mensaje que dé coherencia a las cosas que estoy reivindicando y las cosas que estoy denunciando. Quiero que sea un mensaje que genere empatía con la sociedad que quiero transformar. Y pienso que la noviolencia activa y la desobediencia civil me dan empatía o me pueden dar empatía con la sociedad y sobre todo me parece una forma muy coherente de hacer esta transformación.

Éstas son mis inquietudes. O sea, creo que la noviolencia activa y desobediencia civil me ayuda a generar alternativas reales y me ayuda a ser coherente en los microespacios que yo puedo ir construyendo. Y de ahí mi interés por venir a estas jornadas y agradecer a los organizadores y las organizadoras de estas jornadas que me dan la posibilidad de formarme y, de alguna manera, que esta inquietud se vaya transformando en una experiencia.

Amaia Lizarralde: Eskerrik asko. Bueno, eta orain nire ezkerretara dagoena: Ixabel Alkain, Hondarribiko Jaizkibel konpainiako kapitaina. Jakingo duzuenez, konpainia hori mistoa da, eta uste dut gutxi gorabehera ezagutuko duzuela kontua. Orain berak emango digu bere hausnarketaren berri.

Ixabel Alkain: Ni ordezkari bezala nator. Gu lan talde bat gara. Hasi ziren emakume batzuk 1993an, denak gure anaia-aitekin, gure herriko jaietan parte hartzen. Jaia irailaren 8an da, eta gure herrikoak eta herrikoak ez diren gizonezkoak parte hartzen dute desfile handi batean, eta guk, bertakoak garenez eta, gainera, gure inguruko kultura berdintasunean bizi nahi genuenez, esan genuen: “Nola ez? Gure anaiekin parte hartzeko eskubidea dugu, bakoitzak nahi zuen bezala, ez?” Eta 1996an, hiru urtean udale-txeari parte hartzeko eskubidea eskatzen egon ondoren, ez ziguten inongo kasurik egin, eta, orduan, emakume talde batek erabaki genuen kalera ateratzea eta gizonekin batera parte har-tzea. Hain inuzenteki hasi ginen prozesu batean eta lan batean… Bada, guretzako zentzu komunekoa zen. Baina horrek Irunen eta Hondarribian ere gizarte haustura sakona sortu zuen.

Kontrako giroa pairatu genuen. Bai familietan, bai koadriletan, bai lantokitan jendeak boikotak jasan zituen beraien negozioetan. Eraso egin gaituzte, fisikoki. Ni, adibidez, hirutan egon naiz urgentzietan hartu ditudan kolpeengatik. Ertzaintzak ere kendu nahi gintuen bidetik, Udaletxeak, jendeak… Eta ez bakarrik entsaio egunetan edo hilaren 8an, baizik eta urte osoan zehar: erosketak egitera joan eta “Puta zorra que te violen” entzun behar; gure negozioak boikoteatuta, zikinduta; gure etxepeko manifestazioak… Bertan lan egiten dugu, bertan bizi gara, eta ondorioak toki askotan jasan ditugu: eskolan, pertsona batzuek egindako ahaleginaren ondorioz, eta kalean, etxeetan, zenbait etxe ere bitan banatu baitziren.

Ezin duzue imajinatu bizi izan genuen egoera. Eta horren aurrean, probokazio guztiaren aurrean, gu tinko, eta behin eta berriro eta hasieratik oso garbi izan genuen non ginen, oso garbi izan genuen gure senideekin berdintasunean desfilatu nahi genuela eta hori gure eskubidea zela… Ez genuen ulertzen nola sortzen zuen horrelako biolentzia. Ez bakarrik jendearen aldetik; jendeaz gain, erakundeetatik ere hori bultzatzen baitzen. Aurten ere entzun dituzue Hondarribiko alkatearen adierazpenak, eraso hori bultzatzeko adierazpenak. Hori lehenengo urteetan izan zen. Azkeneko urteetan, ez dugu bizi nahi izan, eta, jakina, erreminta handiena beldurra izan da. Oso erreminta boteretsua da. Zailtasun handiena bizitza normala egitea izaten zen eta beldurrari aurre egitea. Eskerrak oso garbi genuela lan egiten dugun taldea oso ondo ari ginela, toki egokian ginela eta arrazoia guk genuela, arrazoia eta sentimendua. Baina jende askori beldur horri aurre egitea asko kostatzen zaio.

Saiatu ziren bai jendea bai Ertzaintza guk indarkeriaz erantzun genezan. Eta guk esaten genuen: “Ezin da horrela erantzun. Zeren, jakina, min handia da zure izebak edo anaiak edo norbaitek kolpeka erantzutea kalean eta edozer gauza entzutea. Zure familiakoa eta zure dena delakoa hurrengo egunean eta urtean ikusiko duzun pertsona bat da. Berarekin bizi, berarekin lan egin… Eta zuk ezin duzu horrela erantzun”. Horrek asko irakatsi digu, bai barruan, lan egin dugun jendeari esker, bai herrian. Eta ez bakarrik herrian, politikari guztiekin egon gara, jende guztiarekin egon gara eta indarkeriaren aurka lan aktiboa egin duen jendearen eredu bilakatu gara. Eta hori inkontzienteki egin dugu; alegia, gure bizi esperientziaren bitartez. Eta hori esaten genien: “Nola konponduko ditugu Euskal Herrian dagoen indarkeria politikoa eta beste egoera biolentoak, gizarteari ez badizkiogu ematen arazoak konpontzeko irtenbideak edo adibideak.

Eta guk behin eta berriro eskatu izan dugu politikariek eta benetan lan asko egin dezaketenak zenbait erabaki hartzeko orduan, adibidetzat hartu egin behar zutela hori. Hau da, bestela, nola sinetsi beste edozein giza mugimendutan eta bakean, eta nola indartu horiek, elkarbizitzan eta aniztasunean lan egiteko moduan?

Orduan, asko kostatu zaigu, pila bat, baina guretzat oso esperientzia bitala, inportantea, izan da eta oso positiboa. Ezagutu dugun lan taldeko kideak aurretik bistaz ezagutzen genuen elkar, herri batean gertatu ohi denez. Baina hamar urtean batera lan egitea, bata bestearen ondoan, oso-oso garrantzitsua izan da, oso aberasgarria. Gogorra izan da. Badakizue lan taldetan lan egiten dugunean barrutik zelan izaten den, eta ez dizuet esango zer den hori kanpoko giro horrekin. Baina, benetan, bertan parte hartu dugunok eta lan egin dugunok pertsona hobeak sentitzen gara, alde batetik, eta herria, azkeneko urteetan, hori ikusten ari da eta ezagutzen ari da. Zergatik? Ikusi duzue aurten pankartarekin, pankarta beltzekin, zer gertatu den. Beraien arazo nagusia da bazekitela gu behin ikusita, jendeak gu ikusita, gure alde jarriko zela; ez luketela ez dakit nolako astakeria bezala ikusiko. Eta, aurten, begirik itxi ere ezin dutenez, pankarta jarri dute. Baina oso larria da, zergatik gelditu zen jende asko pankartaren atzean ikusi nahirik eta ezin ikusi? Eta, orduan, probokazio mota guztiak izan ditugu, biolentziarekin erantzuteko orduan. Baina, oso haluzinantea izan da horrelako giza talde batean, eta gainera hain anitza, parte har-tzen dugunok ezagututa, inork horrela ez erantzutea eta gainera, filosofia hori izatea, ez? Gisa honetaz… gure kulturakoa da. Jakina, ostiko bat ematen dizutenean, ba… Nola erantzuteko gogoa sar-tzen zaizu? Ba, beste ostiko bat. Badakizu zeinek puskatu dizun autoa, badakizu zeinek puskatu dizun kristala, badakizu zein ari diren honetan eta hartan. Eta hori guregandik hasitako lana izan da, baina, ez dakit, oso natural ere ateratzen zitzaigun. Ez pentsa, gainera, ez dakit nolako marabillak egin ditugula. Kontua da bestela beraiek bezalakoa bihurtzen ginela, eta, benetan, oso agresio eta biolentzi giroan bizi izan gara.

Oso zaila da horretaz gogoratzea: lan eraikitzailea egiten duzunean, ezin duzu gauza txar eta larrietan eta min ematen dizuten jarreratan geratu. Aurrera jo behar duzu. Eta, orduan, gaur egun dagoen giroan bizi normala egiten dugu. Pentsa ezazue lehenengo urteetan zer kolpe hartzen genituen jendearengandik eta biraoak eta abar, eta aurten prentsan defendatu izan behar dugu Hondarribiko jendea. Ez zuela erantzungo alkateak berak esaten zuen bezala.

Orduan, giroa, ba, joan gara irabazten beraiek ikusten dute, ikusi izan dute, denborarekin nola izan den eta, orduan, bestelako giro bat dago, ez? Eta larriena, eta, bukatzeko, gure gazteak ikusi duten kultura izan da. Legerik gabeko kale bat izan da, eta gure gazteak gaur duten… Orain nerabeak direnak, bost urterekin ibiltzen ziren, bere txirringarekin eta mobilak eta abarrekin, gure kontrako erasoak ikusten eta gero, gainera, bultzatu egin izan dituzte.

Eta hori hamar urtean bizi izan dugu. Gure aurka edo gu bezala. Edo aitzakia horrekin, gu bezala pentsatzen zuen jendearen aurkako zerbait egitea libre zen eta, gainera, kategoriaz igotzen ziren. Orduan, hori guretzat, benetan, gauza guztien artean, agian larriena izan da. Eta lan asko gelditzen da horretan, eta bakarrik ezin dugu. Eta boterea duten jendeak lan egin behar du, baina buru-belarri. Mila esker.

Amaia Lizarralde: Mila esker. Orain hitz egingo diguna Tamara Muruetagoiena da, New Yorkeko Alderdi Berdeko partaidea.

Tamara Muruetagoiena: Egun on guztioi. Aurrera jo baino lehen, barkamena eskatu behar dizuet nire aurkezpen ia gehiena, edo dena, gaztelaniaz izango baita. Lo siento, pero, voy a tener que hacer mi presentación en castellano, porque no sé euskera. Esto va a cambiar en el futuro. Yo he llegado de Estados Unidos hace una hora y media y estoy bastante cansada y algo desorientada, pero he de decir que estoy realmente encantada de poder estar aquí hoy. Es un honor para mí que este año me hayan invitado a estas jornadas como miembro del Comité de Apoyo. El año pasado también participé. También estuve hablando, estuve comentando, bueno, estuve dando ejemplos de hechos de desobediencia civil y de noviolencia activa en Estados Unidos, y para mí es un placer estar aquí porque estamos hablando de la noviolencia activa y estamos en Donostia, en Euskal Herria. Eso no es cualquier cosa. Y pienso que debería de haber más jornadas como éstas, más encuentros, más lugares en los que podamos intercambiar ideas y prácticas de la noviolencia activa y desobediencia civil. Porque si queremos cambiar el mundo, pienso que tenemos que hacerlo de una forma noviolenta.

Y yo creo que en Euskal Herria nos ha faltado, no sé si imaginación o ganas, o qué es lo que ha faltado. Pero desde luego la violencia ha brillado más que la noviolencia. Las acciones noviolentas han quedado un poco escondidas, y creo que es el momento de que dejen de estar ahí y que si hay cosas que cambiar yo creo que hay mucha gente aquí que quiere cambiar muchas cosas.

Habrá que tener un poco de creatividad e imaginación para aparcar definitivamente todo lo que está relacionado con la violencia, porque la violencia nunca da la autoridad moral para hacer nada, y crea destrucción. Pero no voy a hablar más de ello, porque éste no es el lugar.

Como vengo de Estados Unidos, y ésta es una semana muy importante, no quería dejar de hablar de Rosa Parks. No sé si sabéis quién es. Esta semana ha muerto, pues, la persona más importante de la noviolencia civil en Estados Unidos. Rosa Parks era una mujer negra que en 1955 iba en un autobús en Montgomery, en Alabama. En aquella época había segregación en todo el país, en muchas instancias, y una de ellas era en los transportes públicos en los que había un lugar para los negros y otro para los blancos. Ella estaba sentada con otras tres personas en la parte de atrás, en la parte para los negros. El autobús estaba lleno y llegaron unas personas blancas y les dijeron que se levantaran para que se sentaran, porque la ley estaba hecha de tal forma que en las zonas donde se sentaban los negros si una persona blanca quería sentarse ahí, tenían que levantarse. Pues Rosa Parks, que debía ya estar muy harta de muchas injusticias, no se levantó. Aunque las otras tres personas que estaban con ella se levantaron, ella no; se quedó sentada. Le repitieron que por favor se levantara y no lo hizo. El conductor del autobús, después de insultarla, llamó a la policía, la arrestaron y la encarcelaron.

En la zona vivía un reverendo que se llamaba Martin Luther King. Supongo que habéis oído hablar de él. En aquella época sólo tenía 26 años, y organizó el gran movimiento de desobediencia civil, uno de los grandes movimientos de desobediencia civil de Estados Unidos. Decidieron hacer un boicot a la compañía de autobuses y todos… Y los negros decidieron no coger esos autobuses más. Se turnaron en coches, fueron andando, en bicicleta… de mil maneras. Todo ello provocó a la compañía de autobuses unas pérdidas económicas tremendas. Entonces, la compañía de autobuses presionó al gobierno de Alabama y cambiaron la ley, y acabaron con la segregación.

Unos años después, cambiaron la Ley Federal para todos los Estado Unidos y acabó la segregación. O sea, un hecho tan pequeño, tan simple a la vez, ¿no? Una persona que ese día no salió de casa diciendo: “Hoy voy a hacer una acción de noviolencia activa”. No. Simplemente dijo: “Se ha acabado, ya no aguanto esto más, ya no puedo seguir haciendo esto”. Y creó una cadena de hechos que ha cambiado un poco al país en general. Y esto es una de las grandes virtudes de la noviolencia activa, que es importante que esté organizada, es importante que se utilicen nuevos mecanismos y siempre pensar cómo podemos hacerla realidad, y qué otras vías tenemos. Pero, es que muchas veces, en esos pequeños, en esos pequeños detalles, se pueden conseguir grandes cosas.

Y a mí me parece muy importante hablar de Estados Unidos porque, el año pasado, recuerdo que aquí hable bien de Estados Unidos y fui un poco criticada. Y la verdad es que me sorprendió viniendo de gente de Euskal Herria, porque dije: “Ese señor…” Fuera de Euskal Herria a veces hay una mala prensa de este país ¿no? Y muchas veces los vascos, solemos decir: “¿Por qué, si esto es estupendo? Tampoco se vive tan mal, ¿no? No es tan horrible todo”. Y nos hace daño que se nos critique. No somos todos como dicen algunos que somos.

Pues, yo de Estados Unidos, os voy a decir lo mismo, y lo tengo que repetir otra vez aquí, pero es que el año pasado me sorprendieron las críticas. Es un país, que aunque parezca tremendamente conservador, imperialista… detrás de eso tiene muchas más cosas. Igual que detrás de la violencia que puede haber en Euskal Herria, hay muchas más cosas y hay muchas acciones de noviolencia activa. Y en Estados Unidos también.

Es verdad que estamos viviendo una época muy conservadora, pero yo pienso que en el mundo en general. No sólo en Estados Unidos. Y hay acciones de noviolencia activa y de desobediencia civil que salen de aquí y allí y que suelen salir mucho en la prensa, sobre todo con los temas antiglobalización, pero, en general, es verdad que si lo comparamos con hace 30 o 40 años estamos en una época muy conservadora y no tan activa en esta materia. Y en Estados Unidos somos incluso más conservadores todavía que aquí. Bueno, aquí me parece que sois todos superprogresistas comparado con lo que veo todos los días allí, pero también se hacen muchas cosas allí, y no salen quizá en la prensa, pero desde 2001, desgraciadamente desde el 11 de septiembre nosotros allí vivimos mucha represión. Mucho más suave, más sutil… A veces es más evidente, pero más sutil de lo que parece, y es verdad que ha mermado mucho las ganas de mucha gente de salir a la calle y hacer cosas. Porque a veces la represión es muy dura.

Y, por ejemplo, con lo que ha pasado con el huracán Katrina, que muchos de vosotros diríais: “Pero, ¿cómo no ha salido todo el mundo a la calle? Pero, ¿cómo no se han manifestado más?”. La verdad es que el momento, la psicosis que ha habido con el 11 de septiembre la represión policial que hay en estos momentos, a mucha gente del mundo de la desobediencia civil se lo ha hecho pensar más de una vez para salir a la calle. Y, bueno, nada más. Muchas gracias por estar aquí. Yo, desde luego, tengo que dar todas las gracias del mundo por estar aquí, porque a mí me parece un gran honor y espero que disfrutéis estos días de estas jornadas. Eskerrik asko.

Amaia Lizarralde: Eskerrik asko, Tamara. Bueno, eta azkena Iñaki García Koch izango da, Itoitzeko solidarioa eta, une honetan, hirugarren graduko presoa. Bueno, igual askok jakingo duzue, bera Itoitzen kableak mozteagatik epaitu zuten. Berea da hitza.

Iñaki García Koch: Bueno, eso, soy Iñaki, pertenezco al colectivo Solidarios con Itoitz, y, bueno, he venido aquí con un compañero. Como veis está Ibai Ederra a mi lado [en una foto], que está preso en este momento en la cárcel de Iruña. Yo he estado cuatro años de una condena de cinco. Estoy actualmente en condicional y, bueno, con todo lo que he estado escuchando un poco creo que voy a dar la nota, porque yo vengo a cuestionar o a que nos cuestionemos un poco en qué momento nos encontramos con la acción directa noviolenta. He escuchado aquí, que has dicho tú, que en este pueblo predomina un poco lo que es la acción violenta y yo creo que es todo lo contrario. Yo creo que si por algo se destaca este pueblo es por la lucha noviolenta y por los que apostamos por ella.

Pero, bueno, yo lo que quiero es que nos cuestionemos todas y todos un momento en qué punto estamos y hacer una reflexión sobre esto. Como no soy orador y además me pongo muy nervioso, he traído unos papeles que os voy a leer de carretilla:

Desde mayo del 96, con el cambio al nuevo código penal, y hasta ahora, la acción directa noviolenta para mí ha dejado de ser efectiva. No tanto en sus contenidos, pero sí en lo que respecta a la criminalización que el Estado hace de ella, y por las consecuencias penales que conlleva para quienes la ejercemos. Dado que para los estados la desobediencia, la insumisión y la acción directa noviolenta ha llegado a ser una forma de lucha y respuesta que ya no quieren permitir, que ya no les es útil para elaborar su imagen progresista, también la han globalizado.

Y estos estados la han criminalizado para que deje de ser efectiva y sea dura de afrontar para la disidencia que ve cómo cada día es represaliada aun más su forma de lucha. Es así como con nuestro ejemplo, y las de otros y otras, los estados pueden justificar la criminalización de colectivos y la represión y asesinato de quienes se oponen a lo establecido. Es bastante vendible esto, ¿no? Los estados hacen ver al pueblo de la supuesta violencia de nuestros actos, con lo que el pueblo justifica los castigos desproporcionados que antes no contemplaba la ley, pero que ahora justifican por el mal llamado “Estado de bienestar”.

En los últimos años, desde mi experiencia personal, he podido comprobar y padecer cómo judicialmente se criminaliza a toda disidencia utilizando el ámbito político para ello. Es entonces donde se supedita el poder judicial al político. Así la criminalización gratuita e interesada de personas y colectivos se rentabiliza socialmente. ¿Dónde queda la línea que separa lo que se denomina acción directa noviolenta y la violenta? Creo que actualmente esta línea pasa de ser impuesta por el Estado a ser determinada por algunos colectivos, grupos u organizaciones, que si bien también apuestan por la acción directa noviolenta, pero, temiendo que el Estado les criminalice, nadan en las aguas de la misma criminalización. Y esto es lo que hace el miedo. El miedo es lo que nos inculcan, el mismo miedo que el Estado nos impone. Él nos salva de la quema de brujas, pero nos hace ser al mismo tiempo quien hace el fuego y el juego que enciende la quema. Sólo hemos de saber una cosa, y es que debemos apreciar las luchas ajenas hasta ahí donde nos dejen ellas luchar. Vive y deja vivir. Lucha y deja luchar. Cuando hacemos acciones directas respondemos a la vida con vida. Cuando nos entregamos tras el corte de los cables en Itoiz, llegaron las torturas, las vejaciones durante horas, la cárcel, la supuesta alarma social, la criminalización pública, el juicio farsa con 19 años de petición de cárcel, la espera, la sentencia con cinco años de condena, recursos y la búsqueda y captura. Luego fue la captura, los montajes, los interrogatorios, amenazas y maltratos, el aislamiento y las cundas. En Iruña, al fin, pero con el FIES-3, de nuevo la criminalización a costa de la colaboración con banda armada, más interminables recursos y una pelea constante sólo para hacer valer tus derechos penitenciarios. Una condena a cumplir casi en su totalidad, por decisión política y porque la institución penitenciaria es el órgano represivo por excelencia. Ibai Ederra es también secuestrado por el Estado, y luego, dispersado a una cárcel y a un módulo donde sólo está la cárcel dentro de la cárcel. También el FIES-5 y la criminalización y el maltrato, el desgaste burocrático penitenciario, el ser silenciado por unos y por otros, eso sí, ya no es sostenible la colaboración con banda armada, por absurda. Como es absurda la criminalización de colectivos y personas en el sumario 18/98 con altísimas peticiones de cárcel; o los once meses de cárcel a cada una de las 19 personas que defendieron el pueblo de Itoiz; o la lucha contra el tren de alta velocidad donde se piden tres años de cárcel para cada una de las 30 personas que realizaron una sentada pacífica en un edificio público; o a los movimientos de ocupación donde por la defensa del Euskal Jai se piden 44 años de cárcel a 32 personas tras el procesamiento de 120 jóvenes, etcétera.

¿Quien ejerce la violencia en todos los casos de represión a grupos y colectivos? Hay diferentes, hay detenciones ilegales, maltratos y torturas. Cárcel y multas desorbitadas. Una sinrazón a veces a costa de una normalización social de la represión. No me quiero olvidar de los compañeros y compañeras en búsqueda y captura para quienes la dispersión es cotidiana. Y tampoco de los presos y las presas sociales que cuestionan, con la desobediencia, al orden penitenciario, así como de quienes en el día a día luchan y se solidarizan con los más represaliados.

Bueno, esto es como un comunicado, porque yo no sé hacerlo de otra manera. Es evidente que estoy cabreado, porque sigo preso, después de cinco años, casi, por el morro, por ser desobediente, por ser insumiso. Y entonces, bueno, yo con esto, como os decía al principio, me gustaría que nos cuestionásemos que los que ejercemos la acción directa noviolenta, debemos de recibir de ciertos grupos y colectivos, un apoyo, una solidaridad y por lo menos, no sé, un respeto.

Y, bueno, todos sabemos que algunos nos lo faltan ¿no? Porque luchamos para todos y para todas, ¿no? Y, bueno, gracias por escuchar.

Amaia Lizarralde: Eskerrik asko hizlari guztiei. Uste dut nahiko anitza izan dela eta, bueno, polita da hori ere. Besterik aipatu nahi baduzue, orain duzue aukera.

Ixabel Alkain: Azkeneko hirurek beldur hitza aipatu dute. Alardekoek beldur handia pasa dugu, eta aurre egin behar izan diogu… Tamarak ere aipatu du irailaren 11ren ondoren errepresioa handia dela eta jendea beldur dela zerbait egiteko, eta Iñakik ere gauza bera, ezta? Eta adibide asko jarri ditu errepresioa hemen bertan nolakoa den azaltzeko, eta beldur horrekin mugimenduak geldiarazi nahi dituztela ikusarazteko, ezta? Oso erreminta arriskutsua da, eta uste dut beraiek oso ondo maneiatzen dutela… Oso ondo maneiatzen dute kable hori, eta, gainera, gaur egun ekonomikoki eta dauden arazoak… Eta jendeak beldurrari gero eta espazio handiagoa ematen dio bere gorputzean. Eta gero eta paralizatuagoa dago, ziurgabetasun handia baitago, eta, ez dakit, bizi kalitate honetan edo bizi mota honetan, ez dakit… Eta oso ondo dakite hori maneiatzen. Oraindik, gaur ere, seguru gaude jende asko gurekin ados dagoela eta gurekin Hondarribiko kaleetatik parte hartzeko gogoa duela, baina oraindik beldurra dago, askoz ere gutxiago, baina oraindik gurekin parte hartzea asko kostatzen zaie; batez ere, jende gazteari. Jende gazte asko dago gurekin parte hartzeko gogoz, eta ez hain gazteak ere bai. Baina, sozialki, aurten ere, oraindik balkoira atera eta pertsona batzuk ikusten dituzu zuri begiratzen: “Badakigu zein zaren eta non bizi zaren, ikusiko duzu”. Eta uuu! Jendeak etxe barrura sartu behar. Plastiko artean ateratzen dira gu ikusteko, ausartak izan behar dira. Eta jende askok ezin izan du aurten gure konpainia ikusi, beldurragatik. Zer-nolako beldurra, kontuz! Eta norberak lan handia egin behar du. Hau da, ezin diegu eman hartu dutena baino espazio handiagoa. Baina hori egia da…

Iñaki García Koch: Es difícil luchar contra el miedo porque el miedo es un arma muy potente, muy importante. Actualmente, en Iruñerria, hay cantidad de jóvenes que están siendo acosados y acosadas, pero te hablo de jóvenes de 16 años, que reciben a las siete de la mañana en el portal de su casa a la policía municipal o a los forales. Reciben palizas, solamente porque cuestionan, porque son desobedientes o insumisos a cualquier tipo de imposición municipal o de barrio; o sea, la represión es grande. Se les multa, se les encarcela, se les da palizas. Entonces, la gente tiene miedo a hacer… Es el arma que tiene el Estado. Lo que hay que afrontar es el miedo y, bueno, si te tienes que comer eso, te lo comes. Pero hay que luchar contra el miedo. Porque en la medida en la que nosotros y nosotras tenemos miedo, les seguimos el juego. Si nosotros no tenemos miedo, la cosa va para adelante, animamos a los demás. Entonces, hay que afrontar y hay que luchar contra eso. Hay que desbancar su miedo y tirarlo por la borda y seguir luchando. En lo que sea.

Tamara Muruetagoiena: Pues, sí, el miedo es peligrosísimo para la noviolencia activa. A mí es que sólo me da miedo escuchar a Ixabel e Iñaki aquí sentada. Sólo las historias que han contado ponen los pelos de punta. Y el miedo, por ejemplo, en Estados Unidos es muy patente. Cuando hay movilizaciones muy grandes, cuando hubo movilizaciones contra la Guerra de Irak, o cuando vino el partido republicano a una reunión a Nueva Cork… En esas movilizaciones, por ejemplo, yo estuve ayudando en la organización. No fueron difíciles, porque sabíamos que iba a haber mucha gente y la gente estaba como más o menos tranquila, pero últimamente movilizaciones que hemos organizado y, bueno, yo he ayudado a organizar, en la universidad en contra de la exploración de petróleo en Alaska, han sido dificilísimas porque la gente se lo piensa dos veces. Es que, vamos a ir allí y hay mucho policía, los estudiantes extranjeros que dicen: “Es que, la policía en Estados Unidos tiene mi foto, tiene mi huella dactilar; es que no quiero tener un problema y que luego me restrinjan el visado”, y eso la verdad es que a mucha gente le frena y yo la verdad… Iñaki dice que es verdad que hay que luchar contra ello, y es verdad, pero es que a veces es muy difícil y a mucha gente el miedo le come, y supongo que en Irun será exactamente lo mismo. No sé cómo se puede luchar contra eso.

Pepe Beunza: Gracias. Sólo quería hacer un comentario. Aquí ha habido unos testimonios fuertes. Primero solidarizarme un poco con lo de recordar a Rosa Parks. He traído aquí recortes y luego lo podemos poner ahí, con la historia. Cuando recordaba el lunes, que se murió el lunes, me ha removido algunas cosas. Me ha recordado ahora que son clásicas en este tipo de actividad. Era mujer, negra, pobre, ¿no? Vamos, peor imposible. Y sin embargo la que se lió gracias a ella. Le echó un par de ovarios, o le echó simplemente valor y luego tuvo una red de apoyo muy fuerte. Bien. Me recuerda algunas de las cosas clásicas de la noviolencia, que es: tener una causa justa, vital, echarle valor, usar medios noviolentos y ser oportuno. Todo esto lo hizo Rosa Parks que era una costurera que iba de viaje en el autobús. O sea que, en teoría es bastante fácil. Lo que pasa es que nos cuesta. Lo del miedo, me toca, me mueve un poco el testimonio de Iñaki cuando dice: “Jo, es que a veces necesitamos apoyo”. Es que ése es uno de los mecanismos justos para combatir el miedo. Cuando más grande sea nuestro apoyo mutuo hay más posibilidades. Pues está claro que más fácil será atrevernos a estas acciones. Y, luego, pues me gustaría hablar en qué se puede concretar, pero desde aquí felicitarte a ti personalmente Iñaki por toda esta lucha y me alegro un montón de que estés aquí.

Amaia Lizarralde: Hitz horiekin bukatutzat emango dugu hasiera ekitaldia. Mila esker guztioi hemen egoteagatik.

Utzi erantzuna